Esta empresa no funciona pero es muy creativa

Cronología de la crisis económica de 2008: prefacio

with 2 comments

“Errar es humano. Un  problema es una oportunidad disfrazada. Más te digo: si tropiezas y no te caes, avanzas más rápido”.

Hoy emprendo una tarea pendiente que tengo desde finales de 2006, cuando comencé a interesarme por las noticias económicas de los principales diarios informativos. Andaba por entonces iniciando la carrera de Económicas –que nunca terminé- y empecé a “engordar este gusanillo” inocentemente, tras varios trabajos y comentarios de noticias para las asignaturas de Historia Económica y de Introducción a la Economía.

Comencé a leer manuales, libros y artículos de opinión de algún que otro célebre economista y de otros no tan conocidos pero igualmente agudos y preparados. A la par pasaba revista a las noticias económicas de cada día. Y las que, a mi humilde juicio, parecían tener más “jugo” e interés, las guardaba para volver a ellas. Ese peculiar “pasatiempo” me servirá ahora para dar forma a esa tarea pendiente de la que aún no os he dicho cosa alguna.

Mi propósito es realizar un estudio cronológico de la crisis económica mundial, que todavía asola a las economías desarrolladas, e intentar poner orden a los principales acontecimientos y sucesos que han caracterizado particularmente a la grave situación económica en la que se encuentra inmerso nuestro país. Creo que hay varios temas en  torno a la actual crisis que no han quedado especialmente claros; además, volver a ellos con la cierta perspectiva de la que ya disponemos, podría ser bastante útil. También me gustaría ayudar a derribar algunos mitos en torno a la “Gran Depresión”, como el de considerar que la actual crisis española está exclusivamente ligado a otra aún mayor, la mundial. Se tiende, sobre todo en determinados sectores, a ignorar que, previamente a ella, estábamos siendo duramente castigados por otra muy particular y asociada  al “pinchazo” de la burbuja inmobiliaria española.

Tema muy polémico e igualmente interesante ha sido el de establecer una fecha para el comienzo “oficial” de la crisis. En los informativos y debates televisivos, hemos escuchado hasta la saciedad declaraciones y valoraciones de políticos y tertulianos acerca de si la crisis comenzó el día que la afirmó el presidente del Gobierno, o si fue antes o después de que aquél pronunciara la palabra “crisis”. No hay consenso en torno a esta cuestión; pero los hechos están ahí. E, independientemente de ello, una crisis no comienza de un día para otro. Trataré de hacer ver que la crisis española comenzó bastante antes de que sus dirigentes políticos la admitieran, introduciendo para ello la evolución de los principales indicadores macroeconómicos de la economía española, siempre de la manera más sencilla. Incluso mostraré cómo organismos económicos internacionales (como el FMI o la Comisión Europea) y economistas de reputación ya hablaban en 2006 tímida y en 2007 decidida y abiertamente, de los peligros de una recesión mundial o de los graves desequilibrios que la economía española debía atender si no quería acabar, donde tristemente ha acabado.

En mi facultad estos y otros eran temas que se trataba fuera de las aulas. Dentro de ellas claro que no, pues “mojarse” tratando de “adivinar” el futuro de un país es algo que evita todo respetable profesor de economía: la “incertidumbre” y la “complejidad” de los escenarios desaconseja tal atrevimiento. Y, de paso, el economista en cuestión se libra de molestar a aquéllos que le pueden molestar a él, es decir, a quienes gobiernan. En septiembre y octubre de 2008, cuando habían “reventado” las bolsas de medio mundo y todos los presidentes de gobierno y organismos internacionales habían convocado reuniones de urgencia para dar “respuestas coordinadas”, los alumnos preguntábamos sobre estas cuestiones. Algunos pedían incluso la opinión personal de los profesores: de los que yo tenía, ni uno se atrevió a hacer un solo pronóstico. Y, claro, me preguntaba yo: ¿por qué incluirán en los programas de estudio tanta asignatura de estadística y econometría y sus profesores nos dicen desde el primer momento que con las herramientas y modelos matemáticos que proporcionan pueden realizarse inferencias y predicciones?  Espero también atender este conflicto no resuelto entre la Economía y el futuro. Y es que no se llevan nada bien…

Respecto a la organización de las entradas, trataré de abarcar el mayor período de tiempo posible, que dudo englobe unos pocos meses al principio y con suerte unas pocas semanas al final. Además, conforme avanzamos hacia la actualidad, los acontecimientos, opiniones y decisiones en torno al tema que me ocupa, irán creciendo. Buscaré un equilibrio entre la extensión de las entradas, el período de tiempo estudiado y las condiciones mínimas para que quede suficientemente claro.

La empresa se antoja difícil y probablemente polémica. Soy muy consciente de que mis conocimientos sobre la “Gran Economía” son desde luego limitados. Para empezar, no me dedico profesionalmente a esto y no tengo título alguno que me legitime en la materia. No obstante, escribiré sobre ello y trataré de corregir estas deficiencias siendo muy cuidadoso con lo que escribo y, por supuesto, mucho trabajo y aún más actitud crítica.

Anuncios

Written by jjfernandezg

10 junio 2010 a 14:53

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Jose Javier…

    Pues no tengo por menos que felicitarte por este artículo de “presentación” que me deja muy buen sabor de boca. Tal y como tú dices, la crisis mundial y las locales tienen muchas cosas en común, pero no todas. En España, la recesión ya sabemos que ha sido debido principalmente (aparte de la burbuja inmobiliaria como uno de los factores más importantes) a que se ha vivido por encima de las posibilidades reales. Las entidades bancarias bajaron el umbral de riesgo muchísimo (véase ahora las dificultades por las que atraviesan). Además, coincidimos en que una crisis de esta envergadura va más allá de un discurso político que de el banderazo de salida, no es de un día para otro y el anterior gobierno también tuvo su parte de culpa. En Estados Unidos con las hipotecas subprime y en otros países con problemas similiares y/o diferentes. Igual que no tiene un inicio cierto, también el final es incierto. Se están tomando una serie de medidas urgentes politicamente incorrectas pero que son obligadas para muchos países, no tenemos más que leer la prensa y no mirar solo los deportes como hacen algunos (me encanta el deporte, pero no me da de comer). En resumen, vuelvo a darte la enhorabuena, a animarte en esta andadura que hará que tengas una ventana abierta a tu inquietud por la economía que ya veo te viene de atrás, y en la que tendrás un ferviente lector.

    Un fuerte abrazo.

    Felix Casanova

    12 junio 2010 at 22:45

    • Muchas gracias por tus palabras de ánimo, Félix: son un estímulo.
      Desde luego que los orígenes de esta crisis son diversos: los bajos tipo de interés, la brutal subestimación del riesgo (de TODOS los agentes económicos, incluidos los consumidores) o el irresponsable desmadre de dos sectores: el inmobiliario y el financiero. Todo ello ya lo apuntabas correctamente en tu comentario. Las políticas económicas nacionales y supranacionales (me refiero a la UE) tampoco han sido la más acertadas.
      Una noche que regresaba a casa en taxi, conversaba con el conductor sobre las dificultades que muchas familias atravesaban como consecuencia de la crisis y terminamos hablando, como no, de cómo nadie había visto venir esta situación. Y se me ocurrió una historia para hacerle ver que eso de que nadie se había dado cuenta, no era precisamente cierto. Le dije: esto de la crisis ha sido como quien se va una noche con sus amigos de fiesta con intención de “hacerla picadillo”. Todos nos ponemos bien guapos y quedamos en una cervecería. Unas numerosas rondas de calentamiento después, el equipo se traslada a alguna zona de pubs, donde se “tercia” a los cubatas. Y se continúa abusando de la palabra “Llena”… Siempre hay un amigo que se descontrola con las copas y comienza a beber casi compulsivamente. E, igualmente, siempre hay otro que ejerce de padre espiritual y buen protector responsable. Es éste último quien dice al eufórico que vaya rebajando el ritmo, que se le nota bastante “tocao” y que, si sigue a ese ritmo, va a acabar borracho como una cuba o, incluso, camino del hospital a que le apliquen vía “cachete izquierdo” un “chute” de B12… Se le dice comprensivamente que sería mejor aparcara la copa un rato, o que se la bebiera más tranquilo. Sin embargo, el buen protector es acusado por el eufórico de “cortarrollos, aburrido, y pelmazo”. Puede incluso que el resto del grupo apoye al “alma de la fiesta”, fíjate… Y, desde luego, hay que abandonar los pubs camino a alguna macrodiscoteca. Hay que despedirse por todo lo alto… ¿Y al final qué ocurre? Que la fiesta se termina súbitamente cuando hay que acompañar primero al servicio y a su casa después, al susodicho en cuestión. Todo transcurre muy rápido. A la mañana siguiente, por supuesto, resacón del quince. “No me habléis de alcohol ni tabaco, por favor. Hoy, me quito… Aunque de todas formas, me lo gasté toíiico anoche… ¡Menudo fiestón nos corrimos anoche!” La única diferencia entre esta historia y la de la crisis, creo, está en que a la de la segunda no sé muy bien si se le puede aplicar el tópico “¡Que nos quiten lo bailao…!”
      Otro fuerte abrazo, Félix
      P.D.: quizás este post es sólo resentimiento por estar aquí escribiendo, en lugar de estar “de escaramuzas nocturnas” en algún “antro de perversión”. Que a veces apetece, desde luego.

      José Javier Fernández

      13 junio 2010 at 02:37


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: