Esta empresa no funciona pero es muy creativa

Posts Tagged ‘Albert Einstein

Conociendo la juventud de Albert Einstein (1)

with 2 comments

Albert Einstein y su hermana Maja

El 14 de marzo de 1879 llegaba al mundo un diminuto Albert Einstein. Lo hacía en la ciudad alemana de Ulm. El pequeño nacía en una Alemania cada vez más nacionalista, autoritaria, cerrada y militarizada. Los padres de Albert no sospecharon de su llanto… Por aquel entonces, Alemania era un Imperio, tras el reconocimiento de Guillermo I como su káiser en el Palacio de los Espejos de Versalles en 1871. Esta Alemania era el resultado de la decidida acción de Otto von Bismarck, al que se llegó a conocer como el “Canciller de Hierro”. Fue él quien construyó el Imperio Alemán bajo estos principios básicos: un modelo económico fuertemente proteccionista, nacionalismo alemán, autoritarismo y antiparlamentarismo y, desde luego, un poderoso y disciplinado régimen militar.

La familia Einstein -formada por Hermann Einstein (el padre), Pauline Koch (la madre) y el recién llegado Albert- era judía. Recluía sus creencias en casa y trataba de ser, puertas afuera, una familia alemana. Como la mayoría de las familias judías diseminadas a lo largo y ancho de Europa, asimilaban las costumbres del país de acogida para pasar inadvertidos como cualquier otra familia del lugar. No obstante, la familia Einstein no era especialmente religiosa ni seguidora de las costumbres y traidiciones. Tampoco parece que coincidieran con las corrientes ideológicas del momento, abrigadas todas ellas principalmente por el nacionalismo. De modo que Albert creció al margen del nacionalismo alemán -que siempre detestó- y relativamente lejos de obligación religiosa alguna.

En su juventud, Hermann demostró predisposición y talento para las matemáticas, pero las penurias económicas de su familia le hicieron abandonarlas y acabó dedicándose al comercio. Cuando nació Albert, su padre trabajaba en una compañía de ingeniería eléctrica. Junto a su hermano, fabricaba y suministraba dinamos, contadores eléctricos y tendidos de luz, todos ellos basados en la hoy “desterrada” corriente continua. Como dato curioso, la empresa de Hermann fue la primera contratada para proporcionar luz eléctrica al célebre Oktoberfest, el festival más famoso de la cerveza y que se celebra en Munich durante 16 días. Por tanto, el pequeño Einstein creció en un hogar desahogado de problemas económicos y, sobre todo, donde hablar de ingenios de la técnica como el generador eléctrico o el fotófono era realmente común, o donde los apellidos Ampère, Ohm, Faraday, Oersted o Gauss -todos ellos genios de la Física o las Matemáticas- eran más que usados y conocidos. Era difícil, por tanto, pensar que el joven Einstein tuviera algún problema futuro con los deberes de esas asignaturas.

Sin embargo, la primera preocupación que el pequeño Albert dio a sus padres vino nada más “asomar la cabeza”. Literalmente. El tamaño y forma de su cabeza hizo pensar seriamente la posibilidad de que el chico hubiese sufrido algún retraso mental u otras complicaciones cerebrales. Conforme pasaron los meses, el matrimonio continuó barajando esta posibilidad, más aún cuando Albert todavía no había comenzado a hablar. No rompería a hablar hasta la edad de 3 años. Pero continuaba mostrándose retraído, sin apenas disposición a relacionarse y pasaba la mayoría del tiempo distraído y soñando. En un imperio tan militarizado, uno de los juegos predilectos era el los soldados: el chico se mostraba verdaderamente a disgusto con ello y esta fue otra razón más para no relacionarse con los demás pequeños. En alguna biografía leí que, siendo aún pequeño, no paró de llorar hasta que su familia decidió regresar a casa tras presenciar un desfile militar.

Anuncios

Written by jjfernandezg

16 junio 2010 at 14:19